tratamientos-cancer-de-mama

¿Cómo se trata el cáncer de mama?

 

El tratamiento del cáncer de mama incluye diferentes fases. El orden en el que se administren los tratamientos dependerá de las características del tumor y es importante para conseguir el mejor abordaje en cada caso:

Tratamiento quirúrgico: es conveniente extirpar el tumor. Habitualmente esto puede realizarse conservando el resto de la mama, aunque en algunas ocasiones es necesaria la amputación.  Si ésta fuera necesaria, habitualmente se realiza una reconstrucción mamaria al mismo tiempo.

El tratamiento quirúrgico también incluye la extirpación de los ganglios linfáticos. El sistema linfático tiene una función de limpieza de las diferentes partes del cuerpo. Los ganglios linfáticos representan pequeños filtros dentro de este sistema. Es importante el estudio de los ganglios linfáticos en las pacientes con cáncer de mama ya que es una de las vías por las que pueden diseminar estos tumores, por tanto, la afectación o no de los ganglios es un factor pronóstico importante.

¿Qué sucede si me extirpan los ganglios linfáticos?

Normalmente no hay consecuencias, aunque en algunos casos se acompaña de hinchazón crónica del brazo, disminución de la movilidad y molestias.

¿Se pueden evitar estos efectos?

No suelen extirparse todos los ganglios linfáticos, sino que solamente se extrae el ganglio centinela que es el primer ganglio de drenaje de un tumor.

¿Cómo sabemos cuál es este ganglio?

El día previo a la intervención quirúrgica te inyectan un contraste que hace el mismo recorrido que haría una célula tumoral y nos indica cuál es el ganglio centinela.

Cuando se procede a la extirpación del ganglio centinela se evitan las consecuencias negativas de la extirpación completa de los ganglios, con el mismo resultado a nivel oncológico. En algunas ocasiones excepcionales, no puede realizarse y se debe llevar a cabo una linfadenectomía.

 

– Tratamiento con quimioterapia: 

La quimioterapia es un tratamiento general dirigido a todo el cuerpo. Pretende eliminar cualquier célula cancerosa que haya podido escapar de la mama y migrar hacia otro órgano. Ésta se puede administrar antes o después de la cirugía en función del tipo de tumor. Este tratamiento se realiza en el Hospital de Día, sin ingreso hospitalario y suele durar alrededor de 5 o 6 meses.  En algunos casos, se deben administrar tratamientos de mantenimiento de hasta un año de duración.

– Tratamiento radioterápico:

La radioterapia consiste en la aplicación de radiaciones ionizantes (Rayos X) para el tratamiento del cáncer. Es un tratamiento local de la mama que consolida el control local de la enfermedad tras la cirugía conservadora para reducir la posibilidad de reaparición del tumor en la mama restante. Por este motivo, siempre que se realiza una cirugía conservadora se debe acompañar de un tratamiento radioterápico. También, es necesario administrar radioterapia en pacientes con ganglios afectados por el tumor. Actualmente, la elevada tecnología de los aparatos de radioterapia hace que los efectos secundarios de la misma sean mínimos como la rojez transitoria de la piel.

– Tratamiento Hormonal:

Algunos tumores son hormonodependientes, esto significa que presentan receptores para estrógenos y progesterona; y, por tanto, estas hormonas pueden estimular su crecimiento. El tratamiento hormonal, aunque debería llamarse antihormonal, pretende bloquear los estrógenos que produce el cuerpo para que no puedan estimular el crecimiento del tumor y disminuir así el riesgo de que este reaparezca. Suele ser el último tratamiento en administrarse y el de mayor duración, 5 o 10 años, según el caso.

Tras el tratamiento primario del cáncer de mama, se planificará un seguimiento que al principio será muy exhaustivo y progresivamente se irán espaciando los controles. Con ello se pretende diagnosticar una posible reaparición del tumor de forma precoz para poder iniciar el tratamiento, así como hacer un control de los posibles efectos secundarios de los tratamientos realizados. Habitualmente, tras los 5 años de seguimiento, el control que se realiza es anual.

 

Dra. Maite Cusidó  Ginferrer

Jefa Clínica del Servicio de Ginecología y Obstetricia de Dona i Nen
Especializada en ginecología oncológica y mamaria y, cirugía laparoscópica avanzada

Nº de colegiado: 29257

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *