perimenopausia

La perimenopausia, una etapa desconocida

¿Qué ocurre con mi cuerpo?

La perimenopausia también conocida como “premenopausia” es una transición natural entre la etapa reproductiva de la mujer y la menopausia, que se presenta a partir de los 45 y 47 años de edad, aunque la edad depende de cada mujer, y tiene una duración entre los 2 y los 5 años antes del cese definitivo de los ciclos menstruales. La ausencia de la menstruación durante 12 meses seguidos es un signo contundente del inicio de la menopausia en mujeres. Algunas mujeres empiezan esta etapa sin haber sufrido irregularidades previas en su organismo y simplemente dejan de menstruar de un día para el otro. Es un periodo de cambios físicos y psicológicos en la mujer y que requieren una mirada holística que permita afrontarlos de manera natural.

 

¿Cómo sé si estoy en la perimenopausia?

  • Irregularidades menstruales, reglas más largas y abundantes o muy cortas
  • Sofocos y sudores nocturnos
  • Aumento del síndrome premenstrual
  • Hinchazón del abdomen por acumulación de líquidos o gases
  • Aumento y congestión del útero
  • Alteraciones musculo-esqueléticos
  • Tensión y sensibilidad en los pechos, con hinchazón y dolor
  • Dolor muscular y en las articulaciones
  • Aumento de peso, sequedad y caída del cabello y cambios en la piel
  • Riesgo de fracturas óseas, osteoporosis
  • Dolores de cabeza frecuentes, mareos y náuseas
  • Trastornos digestivos y urinarios, palpitaciones del corazón
  • Disminución de la libido y disfunciones sexuales
  • Trastornos del sueño, insomnio, disminución del rendimiento y fatiga
  • Aumento de la irritabilidad y alteraciones en el estado de ánimo
  • Pérdida de la capacidad de atención y de la memoria
  • Nerviosismo, estrés y síntomas depresivos y de ansiedad

¿Qué puedo hacer para encontrarme mejor?

Los síntomas que sufren las mujeres en la perimenopausia pueden llegar a resultar molestos y limitar su actividad diaria y, por lo tanto, su calidad de vida. Los principales hábitos saludables que tienes que adoptar:

  • Sigue una dieta sana y equilibrada rica en calcio evitando el sobrepeso y la obesidad. Limitar la ingesta de grasa animal, incluyendo varias piezas de fruta y verduras al día que te ayudará a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Practica actividad física diaria de vital importancia para conseguir beneficios cardiovasculares, mantener la fuerza de músculo y la densidad mineral ósea.
  • Toma el sol 15 minutos al día para conseguir el nivel de vitamina D
  • Huye de los hábitos tóxicos como el tabaco y reduce el consumo de alcohol.
  • Acude a las revisiones ginecológicas para el diagnóstico precoz del cáncer de mama, de cuello uterino, colorrectal
  • Realiza controles periódicos de tensión arterial, colesterol y glucosa

¿Cómo controlo mis hormonas?

Medicar o no para afrontar los cambios dependerá de cada mujer. Tu ginecólogo de confianza te prescribirá, en caso de que lo necesites, el tratamiento que más se ajuste a tus necesidades con fármacos o métodos anticonceptivos hormonales o no, para regular los niveles óptimos de estrógenos y progesterona, y así los ciclos menstruales.

Si buscas un tratamiento natural…
La acupuntura puede ser una opción para ayudar a combatir el insomnio, estabilizar el humor y aliviar los sofocos. Con el uso de las agujas se intenta equilibrar la energía que se ha visto afectada por una molestia o una enfermedad.
La fitoterapia utiliza productos de origen vegetal con finalidad terapéutica como las isoflavonas de soja o el trébol rojo, la cimicifuga que tienen efectos beneficiosos sobre los síntomas.

¿Puedo quedarme embarazada?

Si tienes más de 35 años, debes saber que la perimenopausia es un período de baja fertilidad porque comienza a producirse una reducción del número de óvulos en los ovarios de la mujer (aumento de los ciclos anovulatorios) y, sobre todo, de su calidad ovocitaria, el estado de los óvulos para convertirse en embriones sanos.

La edad es un factor determinante de la capacidad fértil de la mujer, pero, aun así, sigue existiendo riesgo de quedarte embarazada si se produce una ovulación espontánea.

El deseo sexual en la perimenopausia

Uno de los cambios más significativos de esta etapa es la disminución de los niveles hormonales y que repercuten en el deseo y el funcionamiento sexual de la mujer. Durante la perimenopausia, las mujeres sienten una mayor dificultad para excitarse y llegar al orgasmo (anorgasmia) menos sensibilidad en las relaciones sexuales, pero también hay una pérdida del interés sexual. Las alteraciones hormonales son responsables de la reducción de la libido en la mujer, provocan sequedad vaginal, picazón y dolor durante el acto sexual (dispareunia). Las revisiones periódicas con tu ginecólogo te ayudarán a prevenir y tratar las disfunciones sexuales que puedan producirse durante este periodo. El apoyo de tu pareja repercutirá considerablemente en tu calidad de vida.

Una etapa para disfrutarla

La mujer tiene que afrontar esta nueva etapa con positividad para conseguir su total plenitud y madurez personal. Aunque se ha producido un cambio de actitud y la mujer ha adquirido mayor protagonismo en su bienestar y una participación más activa en las decisiones clínicas y tratamientos que afectan a su calidad de vida.

No dejes pasar la oportunidad para vivirla con vitalidad. Dedica tiempo a tus aficiones, plantéate nuevos retos y disfruta plenamente de tu familia y amigos.

Dr. Miguel Ángel Jiménez Ortuño

Nº de colegiado: 36082

Jefe del servicio de ginecología y obstetricia Dona i Nen
Ginecología y Obstetricia general, patología suelo pélvico e incontinencia

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *