Síntomas por los que puede que tengas ovarios poliquísticos

El síndrome de ovario poliquístico es una afección que se diagnostica, hoy en día, con mucha más frecuencia que en el pasado, debido a la influencia de una serie de razones interrelacionadas:

  • Mayor atención de la población a enfermedades como irregularidades menstruales o dificultades en la concepción.
  • Investigaciones instrumentales, especialmente en el campo de la imagen, cada vez más sensibles.
  • Estilo de vida del mundo moderno, especialmente en la adolescencia, que establece las condiciones (especialmente desde el punto de vista metabólico) que actúan como un sustrato para el desarrollo de esta patología.

De hecho, el síndrome de ovario poliquístico real y adecuado (a partir del cual el SOP o PCOS crónico, el síndrome de ovario poliquístico o inglés llamado también síndrome de Stein-Leventhal) con otras afecciones similares se confunde con mucha frecuencia.

En muchas mujeres existe un ovario con una actitud multi-folicular, que se manifiesta con trastornos que van desde simples irregularidades menstruales hasta amenorrea secundaria y dificultad en la concepción.

Pero… ¿Cuáles son los síntomas que lo determinan?

Los síntomas más comunes del ovario poliquístico

Cómo bien se han mencionado, hay muchos factores que han influido en que las mujeres de la actualidad sufran o sufrirán de ovarios poliquísticos.

Si te preocupa el tema, aquí te damos algunos de los síntomas más comunes que puedes encontrar:

  • Ciclo menstrual irregular.
  • Exceso de vello (hirsutismo) en la zona de tu rostro.
  • Acné en la cara, el pecho y la parte superior de la espalda.
  • Cabello que allana o incluso alopecia.
  • Aumento de peso y / o dificultad para perderlo.
  • Aparición de manchas oscuras en la piel, especialmente a lo largo de los pliegues del cuello, en la ingle y debajo del pecho.

El diagnóstico preciso de SOP, como veremos mejor más adelante, es en realidad predominantemente clínico e instrumental (ultrasonido y laboratorio juntos).

La sintomatología es muy variada, pero se basa en algunos rasgos característicos que pueden utilizarse como distintivos para guiar el diagnóstico, y asimismo poder tratarlo con:

  • La terapia generalmente está dirigida al paciente individual y sus características, pero se basa principalmente en la mejora de su estilo de vida.
  • Especial trabajo en casos de sobrepeso u obesidad,
  • Uso farmacológico hormonal (especialmente estro-progestágeno) y metabólico (metformina), pero en casos muy extremos.

Se estima que entre el 5% y el 10% de las mujeres en edad fértil (entre 15 y 44 años de edad) están afectadas por el ovario poliquístico, incluso si la mayoría de los diagnósticos se producen entre 20 y 30 años, cuando Comienza la búsqueda de un embarazo tan esperado que no llega.

Existen más síntomas, y con varias repercusiones

Las manifestaciones clínicas, al ser los diversos factores que desencadenan el SOP, pueden subdividirse según su origen:

  • El aumento de la resistencia a la insulina y la hiperinsulinemia posterior dan como resultado cambios metabólicos, como:
  • Tendencia al sobrepeso u obesidad.
  • Diabetes mellitus tipo 2.
  • Dislipidemia (colesterol alto) y el consiguiente aumento del riesgo de aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares.
  • El aumento de los andrógenos determina
  • Hirsutismo, o aumento del vello en áreas típicamente masculinas (el ejemplo principal es la presencia de un vello en la cara similar a la “barba”),
  • Alopecia androgenética.

¿Cómo es el diagnóstico?

  • El diagnóstico del síntoma de ovarios poliquísticos no incluye exclusivamente las características clínicas, que sin embargo son la razón que lleva al paciente a una consulta médica ginecológica.
  • El diagnóstico diferencial entre las causas de la amenorrea secundaria en las mujeres es a menudo una de las investigaciones más comunes y, al mismo tiempo, difíciles de resolver por parte del médico.

El ginecólogo por lo tanto podría prescribir:

Exámenes de sangre para controlar los niveles hormonales.

Exámenes de niveles circulantes de insulina y glucosa en ayunas alterada (hasta el diagnóstico real de diabetes).

Prueba de ultrasonido. Suele ser la investigación principal demostrar a simple vista las alteraciones típicas de un ovario poliquístico adecuado, en lugar de solo una actitud multipolicular o micropolicista.
Estudio de alteraciones ováricas (especialmente ecografías, pero también de alteración de la menstruación y función del ovario).
Estudio de alteraciones hormonales (de laboratorio o posiblemente clínicas).

Para cualquier duda o cuestión pueden consultar con Dona i Nen,  rellenando su formulario, en https://www.donainen.es/, llamar al 662567102 o programar una visita en cualquiera de sus centros del Vallés Occidental, Barcelonés y Tarragonés.

¿Qué es el diagnóstico prenatal?

El diagnóstico prenatal (DPN) se utiliza para diagnosticar en el feto enfermedades particularmente graves de malformaciones genéticas, infecciosas u otras, o anatómicas, y para especificar el pronóstico.

El objetivo es poder cuidar al feto, preparar a los padres para darle la bienvenida o, en el caso de una enfermedad particularmente grave o incurable, darles la oportunidad de interrumpir el embarazo con una terminación médica del mismo.

Hoy en día existen diferentes profesiones médicas especializadas en diagnóstico prenatal: ginecólogos-obstetras, sonógrafos, pediatras, genetistas, psiquiatras o psicólogos, fetopatólogos, asesores genéticos, así como multitud de centros de ginecología y obstetricia como Dona i Nen especializados en el diagnóstico prenatal.

¿Cuál es la diferencia con el monitoreo convencional?

La detección prenatal es parte de la monitorización convencional del embarazo. Se basa en diferentes exámenes:

  • Las tres ecografías a las semanas 12, 22 y 32 que permiten controlar, entre otros elementos, el crecimiento del feto, su vitalidad, su morfología.
  • La detección combinada de la trisomía 21 en el primer trimestre basada en la medición de la translucidez nucal en la ecografía con ultrasonido de la semana 12 y la determinación de marcadores séricos entre las semanas 11 y 13.
  • Tener serología materna de diversas infecciones potencialmente graves para el feto: rubéola, toxoplasmosis, sífilis.
  • La búsqueda de aglutininas irregulares por incompatibilidad feto-maternal.

Estos exámenes se ofrecen a todas las futuras madres, pero no son obligatorios (a excepción de la serología y aglutininas irregulares). Tan pronto como este examen prenatal detecta una anomalía, dejamos el circuito tradicional de monitoreo del embarazo y entramos en el diagnóstico prenatal con atención especializada, para confirmar y refinar el diagnóstico.

Los diferentes exámenes del diagnóstico prenatal

Una vez que se sospecha una anomalía, se pueden realizar diferentes pruebas de exploración fetal dependiendo de la naturaleza de la anomalía:

  • Una ecografía especializada (ecocardiografía, ecografía cerebral, etc.).
  • La prueba de la amniocentesis.
  • Una biopsia de trofoblasto.
  • Una muestra de sangre fetal.
  • Una resonancia magnética o exploración fetal.

Estos exámenes permiten según la naturaleza de la anomalía:

  • Determinar el cariotipo del feto, es decir, el mapa de sus cromosomas para buscar una anomalía cromosómica.
  • Detectar una infección durante el embarazo (toxoplasmosis, rubéola, citomegalovirus, varicela) y sus consecuencias en el feto.
  • Buscar una enfermedad genética.
  • Refinar el diagnóstico de malformación fetal y medir su severidad.