Contacta con nosotros en el 662567102 o envíanos un email:

2 + 2 = ?

La Fecundación In Vitro (FIV) consiste en fecundar los óvulos de la mujer con los espermatozoides en el laboratorio, con el objetivo de conseguir embriones para ser transferidos dentro del útero de la mujer.
Una Fecundación In Vitro se puede realizar con ovocitos propios o procedentes de donante al igual que los espermatozoides pueden ser de la pareja o de donante, en este último caso hablamos de Ovodonación.

Para quién

Esta técnica se utiliza en distintas indicaciones:

  • Fallo de Inseminación Artificial Homóloga
  • Factor masculino moderado y severo
  • Mujeres con obstrucción tubárica bilateral
  • Endometriosis
  • Cuando es necesario aplicar técnicas de DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional)
  • Cuando es necesario recurrir a ovocitos de donante (Ovodonación)
  • Uso de ovocitos vitrificados

Etapas del tratamiento

  • Estimulación ovárica, con la que se induce la maduración de múltiples ovocitos en los ovarios. Esto permite incrementar la eficiencia de los ciclos de fecundación in vitro. Nuestros ginecólogos especialistas en reproducción controlan exhaustivamente la estimulación mediante ecografías y analíticas.
  • Extracción de los ovocitos. Los ovocitos se obtienen mediante una pequeña intervención llamada punción folicular, que consiste en puncionar vía vaginal y aspirar el contenido líquido de los folículos de los ovarios. Todo ello se hace bajo control ecográfico.

Para que la paciente no note ningún tipo de molestia durante la intervención, realizamos una sedación general en quirófano. La punción dura aproximadamente unos 20 minutos, tras los que la paciente estará en observación unas pocas horas. Se le dará el alta el mismo día.

Los líquidos obtenidos en quirófano se trasladan al laboratorio, donde se localizan los ovocitos y se incuban en medios de cultivo hasta el momento de la fecundación.

  • Preparación del semen. Después de la extracción de los ovocitos, se solicita una muestra de semen a la pareja, o si es el caso, se recurre a muestra testicular o semen de donante.

En el laboratorio, esta muestra se trata para recuperar espermatozoides aptos para inseminar o microinyectar los ovocitos.

  • Inseminación o Microinyección (ICSI) de los ovocitos. La fecundación de los ovocitos se puede conseguir mediante dos técnicas:
    • Inseminación convencional de los ovocitos: cultivar los óvulos y espermatozoides juntos en unas pequeñas gotas de medio de cultivo dentro de unas placas.
    • Microinyección espermática o ICSI: introducir directamente un espermatozoide dentro del ovocito mediante un proceso de micromanipulación. Ésta es la única técnica que permite conseguir fecundación en muestras seminales con baja concentración y/o movilidad de espermatozoides.

No todos los ovocitos inseminados o microinyectados fecundan correctamente y, por lo tanto, no de todos ellos se obtienen embriones.

  • Cultivo embrionario. Los ovocitos fecundados o embriones, se mantienen en cultivo en el incubador entre 3 y 5 días para permitir su desarrollo.

Cada embrión tendrá un desarrollo más o menos satisfactorio en función de sus capacidades y potencial interno, es decir, en función de cómo tiene de conservados sus cromosomas y otros componentes celulares.

El equipo de embriología evaluará los embriones durante su etapa de cultivo, y seleccionará los embriones de desarrollo correcto -con supuesta mayor capacidad de implantación- para transferir o criopreservar y descartará aquellos embriones morfológicamente deficientes e inviables.

El cultivo con incubadores que monitorizan el desarrollo de los embriones mediante captación automática de imágenes seriadas, como el Embryoscope, permiten tener un mejor conocimiento del desarrollo de los embriones i realizar una mejor selección embrionaria.

  • La transferencia embrionaria es el procedimiento mediante el cual se depositan los embriones seleccionados dentro del útero de la mujer. Se realiza introduciendo con delicadeza una fina cánula a través del cuello de la matriz hasta llegar al interior del útero. No es un proceso doloroso y sólo excepcionalmente requerirá el uso de anestesia general. Después de unos minutos de reposo, la mujer podrá abandonar el centro.

El seguimiento y valoración individualizada de cada caso y de cada embrión determinará el número de embriones recomendados a transferir y el momento más óptimo para realizar la transferencia.

Uso de cookies

Esta página web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario y ofrecerle el mejor servicio. Aviso Legal: Si continua navegando por esta web, da su consentimiento para el uso de cookies. Más información: política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies