Preguntas frecuentes para el ginecólogo

A lo largo de nuestros años de experiencia en el campo de la ginecología, hemos visto a muchas pacientes, todas ellas con dudas y preguntas que esperan hallar una respuesta en su visita.

Las visitas al ginecólogo son necesarias para controlar la salud de nuestros órganos sexuales y prevenir enfermedades asociadas, es por eso por lo que muy importante que no tengas vergüenza en preguntarnos cualquier cosa que te preocupe. Estamos para ayudarte. 

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que hemos escuchado dentro y fuera de la consulta y que queremos compartir con vosotros.

Preguntas sobre la visita al especialista

¿Cuándo se empieza a ir al ginecólogo?

En nuestro post Revisión ginecológica, ¿cuándo realizarla? hablamos de este tema más en profundidad, pero a modo de resumen, la primera visita al ginecólogo podría ser poco después de la aparición de la regla o primera relación sexual.

¿Qué se hace en las revisiones al ginecólogo? 

Tras algunas preguntas rutinarias para conocer el estado de tu vida sexual, los períodos menstruales, si tomas o no métodos anticonceptivos, etc. Se procede a realizar alguna prueba como la citología, una exploración vaginal, análisis de sangre si el especialista lo cree oportuno, un tacto de los pechos para controlar que no haya irregularidades, entre otros. Aún así, cada caso es distinto y puede que las revisiones sean más completas si es necesario. 

¿Cuándo puedo dejar de visitar al ginecólogo?

A lo largo de la vida de una mujer, acude al ginecólogo por diversos motivos. Una etapa estará marcada por la aparición de la menstruación, otra por las relaciones sexuales, el embarazo, la menopausia y durante la vejez, puede que por problemas de incontinencia, es por eso por lo que en las consultas privadas, se pueden realizar revisiones cada dos años siempre. En la sanidad pública los controles suelen terminarse alrededor de los 65-70 años, aunque recordamos que si en esta edad aparece cualquier problema, se debe acudir igualmente al ginecólogo para revisar que todo esté en orden.

Preguntas sobre la menstruación

Me duele mucho cuando me viene la regla, ¿es normal?

Es completamente normal. Al llegar a la edad adulta, cuando nuestros ovarios ya ovulan, los dolores tanto menstruales como premenstruales son muy comunes. 

Dependiendo de cada caso, puede que sientas dolor de cabeza, cansancio, dolor de barriga, hinchazón o dolor de piernas. No obstante, se debe estar alerta de los síntomas menstruales, pues si son más fuertes y los dolores llegan a ser insoportables, se debe acudir al ginecólogo para descartar cualquier enfermedad como por ejemplo la endometriosis.

¿Cómo se si tengo la menopausia?

Los síntomas de la menopausia pueden variar dependiendo de cada mujer, aún así, es común que uno de los primeros síntomas que se empieza a notar cuando la menopausia está próxima son los cambios en el período. 

Otro de los síntomas más frecuentes son los llamados sofocos. Una calor repentina que puede durar hasta varios años después de sufrir la menopausia y se debe a los cambios en los niveles de estrógenos en nuestro cuerpo.

Preguntas sobre sexualidad

Siento dolor durante el sexo

Toda relación sexual debería ser placentera y saludable, pero puede que en ocasiones sientas alguna molestia. No te alarmes, puede deberse a la falta de lubricación, a la aparición de hongos o a alguna infección, aunque si los dolores son anormales, acude a tu ginecólogo para resolver tus dudas.

¿Qué anticonceptivo es mejor?

El anticonceptivo que deberías utilizar si por el momento no tienes una pareja estable, sin duda es el preservativo, el cual a parte de evitar un posible embarazo, previene contra enfermedades de transmisión sexual como el SIDA.

Si por el contrario ya tienes una pareja estable, puedes considerar tomar la píldora, colocarte un DIU o usar un anillo. Tu especialista te aconsejará en cada caso.

Preguntas sobre el embarazo

Quiero quedarme embarazada ¿qué hago?

Lo primero de todo es informar a tu ginecólogo de la decisión, así podrá realizarte una revisión completa y hará las comprobaciones necesarias para que cuando consigas quedarte embarazada, el feto crezca en perfectas condiciones. 

Si padeces alguna enfermedad inmunológica o tomas un tratamiento por alguna otra enfermedad, consúltalo a tu especialista antes de dar el paso. Algunos medicamentos podrían dañar gravemente la salud de tu bebé.

¿Hasta cuándo puedo quedarme embarazada?

Se considera que a partir de los 35 años, la fertilidad cae en picado y las probabilidades de quedarte embarazada son mucho menores. Aunque hay casos de mujeres que han dado a luz pasados los 40 años, no es lo más frecuente, es muy complicado ya que los óvulos envejecen, se pueden sufrir abortos y complicaciones durante el embarazo.

 

¿Qué síntomas puede presentar la píldora anticonceptiva?

Son muchos los motivos por lo que la mujer toma píldoras anticonceptivas, y aunque el uso más común es prevenir embarazos no deseados, hay otros usos médicos. “La píldora”, debido a su fuerte componente hormonal, también se utiliza para calmar dolores menstruales, regular los ciclos, reducir el acné y el sangrado abundante, así como para tratar la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico. Sus beneficios como tratamiento son conocidos, pero sus efectos secundarios generan muchas dudas.

Síntomas secundarios de píldora anticonceptiva

Los efectos secundarios de la píldora anticonceptiva es uno de los principales frenos a la hora de usar este tratamiento hormonal y existen muchos mitos al respecto. Aunque es cierto no todas las mujeres presentan los mismos síntomas, en este artículo recogemos los más habituales y que entran dentro de la normalidad durante los tres primeros meses

Pérdida menstrual

Una de las principales características de las pastillas anticonceptivas es su efectividad para regular los ciclos menstruales y disminuir el sangrado abundante; sin embargo y por muy exhaustivo que sea el seguimiento diario de las pastillas, existe la posibilidad de perder algún mes. Esto sucede sobre todo con el uso de anticonceptivas con dosis muy bajas, que estrechan y debilitan el revestimiento uterino. También afectan otros factores externos, como son el estrés, el tiroides y otras enfermedades.

Sangrado intermenstrual

Durante los 3 primeros meses de tratamiento, el 50% de las mujeres presentan sangrado intermenstrual. Pasado este tiempo, se reduce a solamente el 10%. En cualquier caso, si tú eres una de ellas y llegado este momento se prolonga durante más de 10 días, te recomendamos acudir a tu ginecólogo.

Náuseas

Al igual que ocurre con el sangrado intermenstrual, al principio es posible sentir náuseas. Sin embargo, esta dolencia no afecta a tantos casos ni se prolonga durante tanto tiempo. Este síntoma no debería estar presente pasado el primer trimestre, y hasta que ese momento llegue, se pueden intentar evitar tomando la píldora después de cenar o antes de acostarse.

Dolor de cabeza

Sin necesidad de tomar la píldora, el dolor de cabeza es una de las dolencias más habituales de las mujeres durante la menstruación, especialmente después de los 30 años. Este dolor de cabeza, de carácter leve, también puede estar presente durante las primeras semanas de tratamiento. Después desaparece, pero si padeces migrañas y sinusitis de forma habitual, consulta este problema a tu especialista antes de empezar el tratamiento.

Aumento de tamaño y de sensibilidad en los senos

El tamaño de los pechos suele aumentar como consecuencia del aumento de estrógenos que produce la píldora en nuestro cuerpo. Y con el tamaño, también aumenta la sensibilidad. Es lo que se conoce como hiperestesia y lo habitual es que se estabilice pasadas las primeras semanas.

aumento de peso

Aumento de peso

El aumento hormonal en el organismo provoca tanto más ganas de comer como el aumento de la retención de líquidos, especialmente en los pechos y en las caderas, por la acumulación de socio y potasio, lo que puede venir acompañado de aumento de peso. Se recomienda llevar una dieta saludable, practicar deporte y cambiar a un tratamiento diurético en caso de hinchazón.

Cambios de humor

En algunos casos, sobre todo en aquellos que presentan antecedentes familiares de depresión, las hormonas sintéticas de la píldora afectan de manera directa a los neurotransmisores y disminuyen la producción de serotonina, lo que favorece la aparición de cambios emocionales negativos.

Menor apetito sexual

Las hormonas bloquean la posibilidad del embarazo y disminuyen los niveles de testosterona del organismo, lo que provoca que también pueda disminuir la libido. Este efecto secundario también puede venir motivado por el malestar generado por otros síntomas, como el dolor de cabeza o el cambio de humor.

Alteración del flujo vaginal

Es otro de los síntomas que pueden aparecer de forma habitual y dentro de la normalidad durante las primeras semanas de tratamiento. Estos cambios en el flujo vaginal comprenden tanto la disminución como el aumento de la lubricación vaginal presente en las relaciones sexuales.

Otros efectos secundarios

Los efectos secundarios de la píldora anticonceptivo que te hemos contado en este post son los que se consideran habituales y dentro de la normalidad, pero repetimos que eso no quiere decir que todas las mujeres los padezcan ni que los vivan con la misma intensidad. Además, también pueden manifestarse otras dolencias aparte de las citadas, como infección de levaduras, coágulos sanguíneos, o problemas de visión.

Si te preocupan los síntomas de tu píldora anticonceptiva, tienes dudas sobre cómo evoluciona el tratamiento porque las molestias persisten y no desaparecen después del primer trimestre o quieres cambiar la dosis hormonal o incluso el propio método, consulta con tu ginecólogo.

En Dona i Nen somos especialistas en ginecología y queremos proporcionarte todo el apoyo y asistencia que necesites tanto frente a tratamiento con anticonceptivos hormonales como en otros aspectos de salud de la mujer.

Los libros que no pueden faltar este Sant Jordi

Este Sant Jordi en Dona i Nen hemos hecho nuestra propia lista de imprescindibles para todas aquellas mujeres que formáis parte de nuestra comunidad. No pretendemos crear la lista de Best Sellers, simplemente ofreceros buenas opciones para el entretenimiento y sobretodo que os hagan sentir las mujeres tan especiales que sois, siempre acompañado de dosis de buen humor.

Para nuestras mujeres sin complejos y con un ojo 3.0

 

En nuestra sociedad actual donde la información se comprime en 120 caracteres, todas hemos oído hablar de bloggers, youtubers, instagramers, influencers,… No podían faltar libros hechos por ellas. De entre todos los que tenemos disponibles nos hemos decantado por dos novelas gráficas y un libro de bienestar. Estos se caracterizan por la aportación de optimismo, las ganas de reír y sobretodo, subir la autoestima en esos momentos de debilidad… Libros que nos reafirman en la idea de que somos extraordinarias y valemos mucho pesemos o midamos lo que sea.

FUERA COMPLEJOS PARA IMPERFECTAS

 

complejos
Lucía Taboada | Raquel Córcoles

 

Después de Dejar de amargarse para ImPerfectas, la escritora Lucía Taboada y la ilustradora Raquel Córcoles, Moderna de Pueblo, han editado este libro donde mediante un plan de 21 días hacen desaparecer los complejos, realzando la singularidad de cada una de nosotras, todo envuelto en su humor característico.

 

 

GORDI FUCKING BUENA

 

gordi
Elena Devesa | Rebeca Gómez

 

Una gordibuena es aquella que, a pesar de no tener un físico de portada de revista, hace todo lo posible por sentirse bien consigo misma. Una mujer con personalidad, estilo y ganas de mejorar constantemente. La gordibuena no tiene miedo de la palabra “gorda”. Es la primera en reírse de sí misma y es consciente de su atractivo, por lo que sabe explotarlo.

Sinopsis de GORDI fucking BUENA

 

 

CON TACONES Y A LO LOCO

 

con tacones
Clarilou

 

Novela gráfica donde se encuentran reflejadas todas las situaciones cotidianas que acompañan a una mujer a lo largo del día, con una gran dosis de humor y talento en las ilustraciones.

 

Libros para los más pequeños acompañados de los papis

La infancia no terminó para Peter Pan y nosotros también podemos seguir aprendiendo acompañados de nuestros hijos, os proponemos dos libros ilustrados que instruyen tanto a grandes como a pequeños.

 

QUIERO SER SIEMPRE PRINCESA

 

princesa
Beatriz Cazurro Burgos

 

Su autora es psicoterapeuta y formadora; en este libro infantil ilustrado muestra, a los más pequeños y a los adultos, como gestionar las emociones y empatizar con las personas que les rodean.

 

 

 

 

GUÍAS DEL MAL PADRE

 

guiaGuy Delisle

Autor canadiense que relata de modo autobiográfico las vivencias y anécdotas que tiene con sus hijos, pasando de ser un padre de familia con dudoso sentido de la responsabilidad a explicar las desdichas de ser adulto con demasiados detalles. Junta de manera cómica y sencilla las cosas que un buen padre no debería hacer.

 

Historias de mujeres para mujeres

Para todas aquellas mujeres que necesiten de una historia con principio y final. Os proponemos tres libros que hablan de vosotras, de mujeres increíbles.

 

LA PASIÓN DE SER MUJER

 

pasión
Eugenia Tusquets y Susana Frouchtmann

 

Doce historias de mujeres que han marcado un hito en la historia, por ser mujeres e ir contracorriente de lo que estaba establecido cuando nacieron. Hannah Arendt, Teresa de Ávila, Maria Callas, Hedy Lamarr, Raquel Meller, Anaïs Nin, Emilia Pardo Bazán, Mercè Rodoreda, Eleanor Roosevelt, Madame de Staël, Remedios Varo y Virginia Woolf.

 

 

 

TODAS LAS MADRES DEL MUNDO

 

madres mundo
Gustavo Martín Garzo

 

Recopilación de cincuenta relatos cortos donde se describen las relaciones entre madres e hijos en todo el mundo.

Las madres, nuestro primer amor… He escrito este libro para que ellas sean felices leyéndolo. O, mejor dicho, para que prolonguen con su lectura la felicidad que sienten junto a sus niños y disipen, con un poco de humor y de ironía, el miedo de verlos crecer.

 

 

OLVIDÉ DECIRTE QUIERO

 

olvidé
Mónica Carrillo

 

Su autora nos narra la historia de Malena, la conocemos cuando sufre un accidente de coche y sus temores se ciernen sobre ella. Todo envuelto en optimismo, buen humor y con una segunda voz protagonizada por Mía, su perrita fallecida.

 

 

 

 

 

Anticoncepción, sexualidad e infecciones | Enlaces de interés

La adolescencia viene ligada con una serie de cambios tanto físicos como mentales, por ello, es importante proporcionar a los jóvenes toda la información que esté en nuestra mano.

A continuación os recomendamos una serie de enlaces de interés de páginas oficiales, que nos hablan, sobre todo, de temas de sexualidad, métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual. Como siempre, para cualquier duda relacionada con estos temas, podéis dirigiros al equipo de profesionales de Dona i Nen, que os responderá con rigor y rapidez.

  • Web de la SEC – Sociedad Española de Contracepción. Aporta información científica y fiable sobre anticoncepción, sexualidad e infecciones de transmisión sexual.
  • Anticonceptivos Hoy. Web informativa sobre anticoncepción, avalada por la SEGO, que asocia información visual y practica sobre cada método con lenguaje entendedor.
  • Gencat Canal Salut. Enlace de la Generalitat de Catalunya que ofrece información para jóvenes sobre sexualidad, anticoncepción, enfermedades de transmisión sexual y centros de salud y planificación familiar cercanos.
  • Web del ayuntamiento de Barcelona sobre adolescencia y juventud.
  • El Centro de Jóvenes de Anticoncepción y Sexualidad es un servicio de atención específica a los adolescentes y jóvenes, de carácter preventivo-educativo y asistencial de la Associació de Planificació Familiar de Catalunya i Balears. www.apfcib.org.
  • La Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE) es una organización no gubernamental formada por un grupo de asociaciones e individuos que creen en el libre ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de la población. La FPFE forma parte de la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), una gran red con asociaciones similares en más de 180 países a lo largo del Globo.
  • La página del Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad de Madrid (C.J.A.S.M.) pretende dar una respuesta específica a las demandas que plantea el colectivo joven en materia de sexualidad y anticoncepción.
  • Sexo con seso. La Plataforma Joven es el órgano que dirige la difusión y divulgación de información sobre temas de sexualidad y métodos anticonceptivos de “Sexo con seso”,y está integrada por la Sociedad Española de Contracepción (SEC), la Federación de Planificación Familiar de España (FPFE) y la Asociación de Educación para la Salud (ADEPS).

Anticoncepción – Parte 1: Métodos Contraceptivos

Los métodos contraceptivos nos permiten disfrutar la sexualidad evitando un embarazo no deseado y, con algunos, también podemos evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Hoy en día disponemos de un gran número de métodos anticonceptivos. Cada persona puede elegir el método que más le convenga en cada momento de su vida. El mismo método no es recomendable para todas las mujeres. La eficacia de los mismos depende de su buen uso.

Lo más importante es informarse de los diferentes métodos que existen y escoger el más adecuado para cada persona de forma individualizada. La elección la haremos en función de la edad, los antecedentes médicos, si tiene pareja estable, el tipo y  la frecuencia de les relaciones, la comodidad de la vía de administración, si se tienen hijos o no, las creencias, el presupuesto, etc.

Un uso incorrecto del método puede hacerlo ineficaz y además puede tener efectos secundarios para la salud.  Por eso es importante informarse y solicitar consejo médico.

En este blog haremos un repaso de cada método anticonceptivo de manera individualizada, pero en primer lugar haremos un resumen de todos los métodos anticonceptivos que podemos encontrar hoy en día:

  1.  Métodos naturales: son los menos eficaces y menos seguros, ya que depenen de la regularidad del cicle menstrual y del conocimiento del propio cuerpo. Son: el método calendario (Ogino-Klaus), la temperatura basal, el método del moco cervical (Billings) y la marcha atrás (o coito interrumpido).
  2. Espermicidas: sustancias químicas que lesionan los espermatozoides en la vagina. Si se utilizan solos son poco fiables.
  3. Métodos barrera: impiden el contacto entre el espermatozoide y el óvulo. Los preservativos son los únicos métodos eficaces para la prevención del contagio de enfermedades de trasmisión sexual.  Son: el preservativo masculino, el preservativo femenino y el diafragma.
  4. Métodos hormonales: liberan  hormonas similares a las hormonas sexuales femeninas. Requieren una visita médica antes de comenzar a utilizarlos para detectar posibles contraindicaciones. Actuan impidiendo la ovulación. Son: las pastillas, el anillo vaginal, el parche semanal, el implante subcutáneo, los inyectables intramusculares, la anticoncepción  poscoital y el DIU hormonal.
  5. Métodos mecánicos: se trata del DIU (dispositivo intrauterino). Es un objeto pequeño que se coloca en el interior del útero. Actua dificultando el paso de los espermatozoides hacia  las trompas y realizando cambios en el endometrio impidiendo la implantación del óvulo. Hace falta una visita médica para su prescripción y es necesaria su colocación y extracción por parte de un ginecólogo. Existen diferentes tipos de DIU: los no hormonales y el DIU hormonal (Mirena).
  6. Métodos quirúrgicos: son métodos irreversibles, indicados en personas que ya han completado su deseo gestacional o que por alguna razón no quieren o no pueden tener hijos. Consisten en interrumpir quirúrgicamente el paso de los óvulos o espermatozoides. Son: la vasectomia y la ligadura de trompas (o esterilización tubárica).

Mi primera visita ginecológica

La primera vez que te planteas ir al ginecólogo, es una cuestión que genera muchísimas dudas. Lo más importante que debes hacer en cualquier tema de salud, es informarte y no dejarte influir por los comentarios. Así evitarás formarte una opinión equivocada y podrás tomar una decisión libre y segura.

Como ginecóloga, la recomendación que doy para saber cuándo realizar la primera consulta ginecológica, es que no hay una edad concreta para ello. Se deberá acudir si tienes algún problema con tu menstruación (ya sea que es irregular, dolorosa, muy frecuente,…), si tienes cualquier tipo de duda (sobre las relaciones sexuales, sobre el uso de tampones, sobre tu desarrollo sexual,…), si quieres consejo anticonceptivo o si no tienes ningún tipo de problema pero ya has iniciado las relaciones sexuales. La frecuencia con la que acudir a la consulta dependerá del motivo, y será tu ginecólogo quien te lo indique. Aunque, en general, si tienes relaciones sexuales se recomienda acudir al ginecológica cada año.

Que tienes que saber para tu primera visita ginecológica

Entre las grandes dudas que surgen son “¿qué me preguntará?”, “¿qué me hará?”, “ ¿ mi madre se tiene que enterar de todo lo que diga?”. Lo primero de todo es saber que el objetivo de la visita es la prevención de trastornos ginecológicos, la confirmación de que el aparato genital es normal para tu edad y dar asesoramiento en anticoncepción si lo necesitas. Para todo ello, el ginecólogo debe conocer una serie de datos sobre ti, y te hará unas cuantas preguntas relacionadas con la regla (sobre su intensidad, duración y frecuencia), sobre el consumo de drogas, sobre tu estado de salud en general (si tienes o has tenido alguna enfermedad, si estás operada, si tienes alergias,…), si tienes relaciones sexuales y si las tienes, la edad en que las iniciaste, el número de parejas que has tenido, si actualmente tienes pareja estable, y si tienes algún problema durante dichas relaciones (dolor, falta de deseo, dificultad de alcanzar orgasmos,…), si has estado alguna vez embarazada y si lo has estado, como fue el embarazo y si en tu familia hay antecedentes de enfermedades graves.

Una vez realizada toda la historia médica y hayas explicado el motivo de tu consulta, se suele proceder a la revisión ginecológica. En ocasiones, ésta no es necesaria en una primera visita y siempre podrás optar por no hacerla si te sientes muy incómoda o no preparada y volver otro día. La revisión suele consistir en exploración de las mamas y la vulva (no dolorosa, aunque puede resultar un poco incómoda). Además, si has mantenido relaciones sexuales, se suele realizar una citología y posteriormente un tacto vaginal. La citología consiste en tomar una muestra celular del cuello de tu matriz con un cepillito, para ello se utiliza un aparato llamado espéculo que nos ayuda a separar las paredes vaginales y permite observar el cuello del útero o matriz. El tacto vaginal se realiza introduciendo uno o dos dedos en la vagina, suele ser menos molesto que la citología y sirve para valorar el tamaño del útero y ovarios o la presencia de algún punto doloroso. En ocasiones, en algunos centros, complementan el estudio del útero y ovarios con una ecografía transvaginal. Para realizar dicha ecografía se introduce un transductor con gel frío en la vagina y se visualizan los órganos sexuales por una pantalla.

Es importante saber que todo lo que ocurre en la consulta ginecológica es confidencial, es decir, que si no deseas que tus padres sepan ninguna información de la que has hablado con tu ginecólogo, éste no se lo dirá. Esta premisa se cumple aunque seas menor de edad y la única excepción es que te detecte alguna enfermedad importante y se deba comunicar para ayudar en tu problema de salud.

Ya para finalizar, si te has decidido a hacer la revisión, para conseguir cita con un ginecólogo existen varias vías: si perteneces a una mutua o sociedad médica privada, pide directamente cita a cualquier médico incluido en tu guía de servicios, si prefieres ir por seguridad social, deberás acudir a un ambulatorio donde haya servicio de ginecología y pedir cita directamente. En algunas comunidades deberás acudir previamente al médico de familia para solicitar una derivación al ginecólogo. Existe una tercera opción, en algunas ciudades hay centros que pertenecen al ayuntamiento y que prestan asistencia gratuita sin necesidad de ningún documento sanitario, son los centros para jóvenes o de planificación familiar.