¿Qué síntomas puede presentar la píldora anticonceptiva?

Son muchos los motivos por lo que la mujer toma píldoras anticonceptivas, y aunque el uso más común es prevenir embarazos no deseados, hay otros usos médicos. “La píldora”, debido a su fuerte componente hormonal, también se utiliza para calmar dolores menstruales, regular los ciclos, reducir el acné y el sangrado abundante, así como para tratar la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico. Sus beneficios como tratamiento son conocidos, pero sus efectos secundarios generan muchas dudas.

Síntomas secundarios de píldora anticonceptiva

Los efectos secundarios de la píldora anticonceptiva es uno de los principales frenos a la hora de usar este tratamiento hormonal y existen muchos mitos al respecto. Aunque es cierto no todas las mujeres presentan los mismos síntomas, en este artículo recogemos los más habituales y que entran dentro de la normalidad durante los tres primeros meses

Pérdida menstrual

Una de las principales características de las pastillas anticonceptivas es su efectividad para regular los ciclos menstruales y disminuir el sangrado abundante; sin embargo y por muy exhaustivo que sea el seguimiento diario de las pastillas, existe la posibilidad de perder algún mes. Esto sucede sobre todo con el uso de anticonceptivas con dosis muy bajas, que estrechan y debilitan el revestimiento uterino. También afectan otros factores externos, como son el estrés, el tiroides y otras enfermedades.

Sangrado intermenstrual

Durante los 3 primeros meses de tratamiento, el 50% de las mujeres presentan sangrado intermenstrual. Pasado este tiempo, se reduce a solamente el 10%. En cualquier caso, si tú eres una de ellas y llegado este momento se prolonga durante más de 10 días, te recomendamos acudir a tu ginecólogo.

Náuseas

Al igual que ocurre con el sangrado intermenstrual, al principio es posible sentir náuseas. Sin embargo, esta dolencia no afecta a tantos casos ni se prolonga durante tanto tiempo. Este síntoma no debería estar presente pasado el primer trimestre, y hasta que ese momento llegue, se pueden intentar evitar tomando la píldora después de cenar o antes de acostarse.

Dolor de cabeza

Sin necesidad de tomar la píldora, el dolor de cabeza es una de las dolencias más habituales de las mujeres durante la menstruación, especialmente después de los 30 años. Este dolor de cabeza, de carácter leve, también puede estar presente durante las primeras semanas de tratamiento. Después desaparece, pero si padeces migrañas y sinusitis de forma habitual, consulta este problema a tu especialista antes de empezar el tratamiento.

Aumento de tamaño y de sensibilidad en los senos

El tamaño de los pechos suele aumentar como consecuencia del aumento de estrógenos que produce la píldora en nuestro cuerpo. Y con el tamaño, también aumenta la sensibilidad. Es lo que se conoce como hiperestesia y lo habitual es que se estabilice pasadas las primeras semanas.

aumento de peso

Aumento de peso

El aumento hormonal en el organismo provoca tanto más ganas de comer como el aumento de la retención de líquidos, especialmente en los pechos y en las caderas, por la acumulación de socio y potasio, lo que puede venir acompañado de aumento de peso. Se recomienda llevar una dieta saludable, practicar deporte y cambiar a un tratamiento diurético en caso de hinchazón.

Cambios de humor

En algunos casos, sobre todo en aquellos que presentan antecedentes familiares de depresión, las hormonas sintéticas de la píldora afectan de manera directa a los neurotransmisores y disminuyen la producción de serotonina, lo que favorece la aparición de cambios emocionales negativos.

Menor apetito sexual

Las hormonas bloquean la posibilidad del embarazo y disminuyen los niveles de testosterona del organismo, lo que provoca que también pueda disminuir la libido. Este efecto secundario también puede venir motivado por el malestar generado por otros síntomas, como el dolor de cabeza o el cambio de humor.

Alteración del flujo vaginal

Es otro de los síntomas que pueden aparecer de forma habitual y dentro de la normalidad durante las primeras semanas de tratamiento. Estos cambios en el flujo vaginal comprenden tanto la disminución como el aumento de la lubricación vaginal presente en las relaciones sexuales.

Otros efectos secundarios

Los efectos secundarios de la píldora anticonceptivo que te hemos contado en este post son los que se consideran habituales y dentro de la normalidad, pero repetimos que eso no quiere decir que todas las mujeres los padezcan ni que los vivan con la misma intensidad. Además, también pueden manifestarse otras dolencias aparte de las citadas, como infección de levaduras, coágulos sanguíneos, o problemas de visión.

Si te preocupan los síntomas de tu píldora anticonceptiva, tienes dudas sobre cómo evoluciona el tratamiento porque las molestias persisten y no desaparecen después del primer trimestre o quieres cambiar la dosis hormonal o incluso el propio método, consulta con tu ginecólogo.

En Dona i Nen somos especialistas en ginecología y queremos proporcionarte todo el apoyo y asistencia que necesites tanto frente a tratamiento con anticonceptivos hormonales como en otros aspectos de salud de la mujer.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *