La temida menopausia

En ocasiones, cuando pensamos en la menopausia nos ponemos a temblar, vemos como familiares a nuestro alrededor la han pasado ya o están en proceso y los síntomas que acarrean no son para nada agradables: sofocos, insomnio, calambres en las piernas… .

La menopausia, caracterizada principalmente por la desaparición de la menstruación, es esa etapa que toda mujer pasa alrededor de los 50 años y que se asocia a la disminución de la producción de hormonas. La mujer comienza a perder progresivamente su función ovárica y, por tanto, baja la producción de las hormonas femeninas: los estrógenos y la progesterona.

Síntomas

Los síntomas de la menopausia pueden variar dependiendo de cada mujer, aún así, es común que uno de los primeros síntomas que se empieza a notar cuando la menopausia está próxima son los cambios en el período. 

Irregularidades en el período. Si tu período ha sido siempre regular, notarás como se puede acortar, adelantar o durar más de lo habitual. Esto es normal, no obstante, para asegurarse, mejor acudir al médico.

Otro de los síntomas más frecuentes son los llamados sofocos. Una calor repentina que puede durar hasta varios años después de sufrir la menopausia y se debe a los cambios en los niveles de estrógenos en nuestro cuerpo.

Este calor se suele hacer evidente en la cara y en el cuello, enrojeciéndose momentáneamente y a su vez, también pueden aparecer manchas rojas alrededor del pecho, espalda o brazos. Todo esto acompañado de sudores y escalofríos.

Estos episodios pueden durar de 30 segundos a incluso llegar a los 10 minutos y la frecuencia es diversa en cada caso, pueden darse varias veces en una hora o incluso ni aparecer en una semana. Durante la noche estos calores podrían despertarnos y luego dificulten volver a coger el sueño de nuevo, las alteraciones del sueño también son otro síntoma.

La sequedad vaginal también se asocia a la menopausia. Debido a esto, tus relaciones sexuales podrían volverse algo incómodas. A su vez, y respecto a la salud vaginal, también puede ser que notemos una cierta incontinencia al intentar aguantar la orina hasta llegar al baño.

Por último, destacamos también los fuertes cambios de humor, la pérdida del apetito sexual o los cambios físicos y de tu figura, pues la cintura se hincha, se pierde masa muscular y la grasa es más complicada de reducir.

Tratamiento

Como ya hemos avanzado, cada mujer es diferente y dependiendo del caso, habrá unos tratamientos más efectivos que otros, por eso se debe acudir al ginecólogo para que nos determine qué pasos se deberán seguir para paliar los síntomas de la menopausia.

Detectar en qué etapa de la menopausia nos encontramos y los síntomas que sufrimos serán clave para ajustar el tratamiento. Acudir periódicamente a controles médicos permitirá detectar la aparición de nuevas enfermedades asociadas a la menopausia, las mamografías y las citologías pueden ser más frecuentes.

Desde Dona i Nen siempre recomendamos llevar un buen control de la salud vaginal y ginecológica de la mujer durante esta etapa de su vida y llevar una vida sana.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *