La nutrición en la menopausia

ACTUALIZACIÓN DEL CONTENIDO:

Los cambios hormonales femeninos son inevitables con el paso del tiempo, con esto queremos decir que la llegada de la menopausa y de todos sus síntomas son certeros en que cada una de las mujeres lo sufrirán, en mayor o menor medida. Es por eso que cuidar la alimentación y el día a día puede ser un gran acierto si bien lo cuidas.

La menopausia puede ser a veces un momento complicado en la vida de la mujer. Se pueden producir situaciones “molestas” debidas a los cambios hormonales: calores, irritabilidad, retención de líquidos, disminución de la secreción de mucosas, sequedad de piel, acumulación de grasa abdominal… todo ello nos crea una sensación de descontrol de la situación que en ocasiones puede llevar también a alteraciones en el estado de ánimo.

Todos estos cambios hacen que podamos perder de vista que es un momento importante en el que realizar un cambio de hábitos, tanto para intentar evitar la osteoporosis como para prepararnos para otros cambios posibles como pueden ser la hipertensión, las alteraciones en el colesterol o el azúcar, el aumento de la grasa abdominal…

Con la nutrición, podemos conseguir que estos síntomas disminuyan y no sean tan pesados. Hemos de tener más cuidado con nuestra alimentación y apostar por un cambio de rutina.

Unas pautas básicas a seguir para una buena dieta en la menopausia:

  • Aumentar el consumo de verduras y frutas. Así aseguramos una aportación de fibra que regulará el tránsito intestinal y a la vez ayudamos a una buena hidratación ya que las frutas y verduras tienen un alto contenido en agua. Además, la fruta como los cítricos, arándanos y melón, por su contenido en potasio, nos ayudan a regular la retención de líquidos.
  • Disminuir el consumo de grasas de origen animal: embutidos, salchichas, carnes con mucha grasa (cordero, las partes del cerdo más grasas), latas con salsas…
  • Evitar comidas precocinadas o preparadas tipos sopas, “cubitos” para el caldo… Tienen un alto contenido en sal y pueden repercutir en la retención de líquidos y la presión arterial. También acostumbran a tener un alto contenido en grasa.
  • Aumentar el consumo de agua, alimentos ricos en calcio, vitamina C, vitamina D y antioxidantes, entre otros.
  • Moderar el consumo de azúcares simples (dulces, bollería industrial…). Utilizar estevia para endulzar.
  • No dejar de tomar azúcares complejos (arroz, patata, pasta…), ya que a veces una exclusión total de estos puedes causar irritabilidad. No obstante, hay que tomarlos con moderación. Podemos probar otras fuentes como la espelta, el trigo sarraceno, el kamut, el mijo… Todos ellos son alimentos de muy buena digestión y con alto nivel nutricional.
  • Tener cuidado con la sal. Es un potenciador del sabor de los alimentos y puede hacer que comamos más de la cuenta. Utilizar hierbas y especias tanto para cocinar como para adobar.
  • Sustituir el café y el té por infusiones como la maría luisa, el rooibos, la camomila… Son más digestivas y no perjudican la circulación.
  • Podemos introducir el consumo, con medida, de avena. Nos ayudará a disminuir el colesterol, aumentar el consumo de fibra y nos proporcionará sensación de saciedad.
  • Hacer ejercicio regularmente. Intentar ir aumentando progresivamente, en la medida que se pueda, en tiempo e intensidad. Es recomendable hacer actividades al aire libre o en grupo (baile, partidos, …)

Hemos de tener en cuenta que cada mujer es diferente, cada persona es única y no todas responden igual; por este motivo, es importante conocer cada caso. Mi experiencia me dice que lo más importante, y no solo en la menopausia, es prevenir, es decir, procurar llevar ya desde bien jóvenes una correcta alimentación y seguir hábitos saludables. De esta manera, los cambios a largo plazo tienen otra repercusión y los podemos afrontar de otra manera menos “molesta”.

 dietéticaTeresa Font i Mach es especialista en dietética y nutrición humana por la Universidad de Navarra (nº de colegiado CAT000815). Desde de su consulta en los centros Salud de la Mujer Dona i Nen de Clínica del Vallès i GEMA, Teresa realiza un abordaje dietético personalizado para cada mujer según sus necesidades y de acuerdo con su etapa vital, hábitos de alimentación y estilo de vida.

La acupuntura contra la celulitis

ACTUALIZACIÓN CONTENIDO:

Tener un cuerpo bien cuidado y que esté perfectamente esculpido es algo que a muchos nos preocupa, y la generación de celulitis es algo que no se llevan bien con este tipo de cuerpos. Gran parte de la sociedad la sufre, y la intenta combatir con dietas y ejercicio, pero existen casos realmente difíciles para poder deshacerse de ella.

La Celulitis es el tejido graso almacenado bajo la piel y que se forma por deficiencias de la circulación y activación hormonal, la genética y el ritmo de vida sedentario.

Las principales recomendaciones para evitarla  son:

  • Mínimo de 5 comidas diarias
  • Aumentar la actividad física
  • Evitar los ayunos y el estrés
  • Las grasas
  • La ropa estrecha

Con frecuencia esto no es suficiente y tenemos que acudir a la ayuda de profesionales expertos que la disminuyan de manera eficaz.

En Dona i nen apostamos por los tratamientos personalizados y naturales combinando los métodos más apropiados a cada tipo de mujer.

Acupuntura contra la celulitis después del embarazo

Utilizamos la fusión de diferentes terapias para reducir la piel de naranja sin tener que acudir a métodos más agresivos como la cirugía. Mediante la Acupuntura se consigue  disminuir el apetito, eliminar las grasas, metabolizar el agua y eliminar líquidos y disminuir el estrés y la ansiedad, la aromaterapia y el masaje con ventosas moviliza el exceso de grasa acumulada en zonas afectadas. Una dieta personalizada a cada tipo de situación y persona reforzara el tratamiento y ayudará a llevar unos hábitos alimentarios más saludables.

En pocas semanas la “piel de naranja” se reduce y se consigue un mayor bienestar con unas piernas ligeras y una disminución del estrés y de la ansiedad.

Lucir unas piernas bonitas y sanas libres de la antiestética piel de naranja este verano es posible.

En Dona i Nen  tenemos la combinación adecuada: el diagnóstico acertado para cada  tipo de piel y personalizado a cada tipo de mujer  y nuestra amplia experiencia en la fusión de acupuntura con otras terapias naturales dan como resultados la desaparición de la celulitis y la pesadez de piernas.

Si quieres decir adiós a la celulitis, ¡te esperamos!

Conoce a nuestra acupuntora Maite Miranda

 

¿Por qué decidiste dedicar tu vida profesional a la acupuntura?

En un principio, ni me lo había planteado. Estudié enfermería porque el cuidado de la salud y bienestar de las personas siempre me ha gustado. Pero después de 10 años de profesión, pensé en hacer algo que no tuviese nada que ver con la medicina tradicional para ver qué me podía aportar.

Empecé con la acupuntura como hobby y me apasionó.

Decidí dedicarme a la acupuntura porque es una herramienta muy importante para mejorar la salud de las personas desde otra visión de la medicina.

¿Qué características personales debe tener un buen acupuntor?

Un buen acupuntor tiene que ser una persona con una visión más amplia de la medicina. No ver solamente enfermedad y medicación; sino que hay otras maneras de curar al paciente, desde otros tipos de medicina diferentes. Hay que ser más amplia de mente y ver que se pueden complementar perfectamente la medicina occidental con la oriental y esto, aporta una mejorar de la calidad asistencial a los pacientes y una mayor calidad de salud al paciente que es realmente lo que queremos.

¿Qué es lo más extraño que te ha ocurrido en una consulta?

Como no es muy conocida, los pacientes no saben a dónde van la primera vez que se visitan. Te impresiona que justamente cuando una paciente está embarazada, que es un momento súper sensible, le recomiendan que haga acupuntura y como no tiene ni idea de qué le va a pasar ni qué le vamos a hacer, llega asustada a la consulta. Después se tranquiliza. Pero me sorprende ver que la primera vez que una embarazada se enfrenta a la acupuntura es cuando se lo recomiendan sobre todo por el giro del bebé o por maduración cervical.

¿Crees que el hecho de ser madre y mujer aporta un valor añadido al desarrollo de tu actividad asistencial?

Sí, creo que totalmente porque empatizas más con la paciente. Si no has sido madre y no has vivido la experiencia puedes tener unos conocimientos, pero no tienes esa sensibilidad que creo que es básica, y puedes aportar mucho más en cuanto a calidad asistencial y en los consejos que le puedas ofrecer porque has experimentado esa etapa.

¿Cuál ha sido la situación más difícil con la que has tenido que lidiar en tu profesión?

Trabajé en el hospital pediátrico de Sant Joan de Déu con un equipo en el que contaba con la ayuda de la enfermera y para mí era muy fácil. Cuando terminé acupuntura me propusieron hacer consulta y para mí fue duro porque estaba sola y tenía que tomar decisiones como qué puntos tengo que poner para mejorar la salud del paciente y porqué. Durante un tiempo lo pasé mal hasta que te acostumbras, aprendes a tener autonomía y puedes formar un equipo sin la necesidad de que te digan lo que tienes que hacer. Para mí fue un salto profesional muy importante porque cuando eres enfermera siempre dependes de alguien.

 

¿Sigues tus revisiones ginecológicas a conciencia?

Sí, sin duda, es muy importante. Toda mujer tiene que tener las revisiones ginecológicas al día porque las cosas cambian. Y el hecho de hacerte una revisión anual o cuando tienes que hacértela, te da la tranquilidad de saber que todo está bien.

¿Hobbies o alguna pasión?

Me gusta hacer deporte para desestresarme pero también el fin de semana lo dedico a mi familia y a disfrutar de los amigos y la música.

¿Un consejo para nuestras lectoras?

Es fundamental el cuidado de la salud y sentirse bien a nivel físico, espiritual y mental.

Es muy importante que conozcan que en Dona i Nen trabajamos un equipo multidisciplinar de buenos profesionales que podemos ayudarles en un momento determinado de sus vidas.

EL CALCIO

A menudo oímos hablar sobre el calcio, de lo necesario que es para nuestros huesos, sobretodo en etapas tan importantes como el crecimiento, la menopausia, durante el embarazo, durante el tiempo de lactancia, en el esfuerzo físico…

Es cierto que a través de los diferentes medios de comunicación nos insisten en la consumición diaria. Se han vuelto indispensables en nuestra alimentación, sea cual sea la edad de la persona que los consume.

Pero, nos han explicado alguna vez ¿qué es el calcio? ¿Para qué sirve? ¿Qué problemas pueden derivar de una eficiencia o de un exceso de calcio? ¿Cuáles son las fuentes alimentarias más ricas en calcio y más aconsejables para nuestro organismo? Y ¿Cuáles son las fuentes de origen vegetal de calcio en nuestra dieta?

 

¿Qué es el calcio? ¿Para qué sirve?

Resumiendo brevemente qué es el calcio, que nos aporta y las funciones más importantes, podemos decir que el calcio es el mineral más abundante en nuestro organismo. La gran parte del calcio total la encontramos en los huesos y en los dientes, el resto lo encontramos en la sangre y en los líquidos extra-celulares.

Las principales funciones son:

  • Función estructural: Necesario para la formación y crecimiento de los huesos y dientes.
  • Es necesario para la transmisión de señales nerviosas (excitabilidad nerviosa) y para la regulación de los latidos del corazón.
  • Es necesario para obtener un buen tono muscular.
  • Función reguladora. Regula la permeabilidad de las membranas.
ABSORCIÓN DEL CALCIO

La absorción del calcio tiene lugar en el intestino, principalmente al duodeno. Una parte  también puede ser absorbida en el colon.

Hay factores a nivel nutricional que favorecen o disminuyen la absorción de este elemento. Por lo tanto es muy importante tenerlos en cuenta si hay o hubiese una deficiencia de calcio.

  • Factores que aumentan la absorción: vitamina D, Ph ácido (medio ácido), lactosa (con los lactantes).
  • Factores que disminuyen la absorción: deficiencia en vitamina D, la fibra, grasas en grandes cantidades, determinados fármacos (diuréticos, anti-ácidos…), envejecimiento (mala absorción intestinal, diarrea…).

¿QUÉ PASA EN UNA DEFICIENCIA DE CALCIO? ¿Y EN UN EXCESO DE CALCIO?

  • En una deficiencia en la ingesta de calcio nos podemos encontrar con:
    • Deformidades óseas: osteoporosis, osteomalacia, (descalcificación en adultos), raquitismo, también hipertensión, tetania (híper excitabilidad), trastornos digestivos…
  • En un exceso de calcio nos podemos encontrar:
  • Cálculos renales (acumulación de calcio en el riñón), hipertensión, vómitos, trastornos gastrointestinales…

Es muy importante procurar un aporte correcto de calcio sobretodo en etapas como el embarazo, lactancia y la menopausia.

Tanto durante el  embarazo y la lactancia, sus requerimientos aumentan sustancialmente (hemos de tomar 3-4 raciones diarias de lácteos como: leche, yogures, quesos…) También hemos de procurar consumir una gran parte de todos aquellos elementos que aporten calcio, a parte de los lácteos.

En la menopausia la absorción de calcio se puede ver disminuida, con lo que un aporte diario correcto de los alimentos ricos en calcio, niveles correctos de vit.D y ejercicio diario, ayudarán a no tener una deficiencia, evitando así problemas con la osteoporosis.

Sabemos que es el calcio, para qué sirve y los problemas que nos puede dar. Ahora nos falta hacer referencia a un punto muy importante y a menudo, poco conocido:

FUENTES ALIMENTARIAS DE CALCIO

Origen animal:

    • Lácteos y derivados, pez azul (sardinas, anchoas, gambas, almejas, mejillones, pulpo,…)

Origen vegetal:

  • Frutos secos (sin tostar mejor): avellanas, nueces, pipas de girasol
  • Fruta seca como higos, ciruelas, dátiles…
  • Semillas: soja, sésamo, lino, xia
  • Legumbres: lentejas, garbanzos, judías secas.
  • Hay otros alimentos también con contenido de calcio, pero no tanto, como: verduras de hoja, cebolla cruda.

En resumen los grupos de alimentos son: legumbres, frutos secos, pez azul y lácteo.

Hemos de tener claro entonces, que lo más adecuado para la prevención de cualquier trastorno o deficiencia, es establecer unos hábitos alimentarios donde tengan lugar a diario los principales alimentos ricos en calcio.

 

 dietéticaTeresa Font i Mach es especialista en dietética y nutrición humana por la Universidad de Navarra (nº de colegiado CAT000815). Desde de su consulta en los centros Salud de la Mujer Dona i Nen de Clínica del Vallès y GEMA, Teresa realiza un abordaje dietético personalizado para cada mujer según sus necesidades y de acuerdo con su etapa vital, hábitos de alimentación y estilo de vida.

DISFRUTAR DE LA NAVIDAD SIN ENGORDAR

Cuando se acerca Navidad, casi todo el mundo tiene el mismo deseo y a la vez el mismo miedo: comer turrones, barquillos, escudella… y ¡no engordar!

Es importante saber que conseguir mantener el peso durante las fiestas puede ser un gran reto y personalmente creo que es el correcto y aceptable, sobre todo si tenemos en cuenta que son fiestas donde predomina la comida, las grandes comilonas con familias, amigos, etc.

¿Cómo puedes conseguir el reto de no engordar en navidades?

  • Decide con tiempo y ten claro las comidas y los platos a realizar. Organízate y comprar solo lo necesario.
  • Si sobra mucha comida, no esperes y congélala para utilizarla otro día pasadas las fiestas.
  • En los días de comilonas, come como todos pero menos cantidad de lo que acostumbrarías a hacer, o si no decide qué platos quieres comer.
  • Con los dulces (neulas, turrones,…) intenta no mezclar en exceso durante la comida, ni abusar. Haz lo mismo que con la comida, intenta comer menos cantidad.
  • Con el alcohol, lo mejor es dejarlo para días señalados, ya que el consumo en estos días acostumbra a ser elevado. Evita las copas de después de las comidas: chupitos, gin-tonics… y también los aperitivos.
  • Es importante compensar. Cuando se ha hecho una comida copiosa, es aconsejable hacer la otra más ligera: ensaladas y fruta, cremas o purés de verduras con jamón… incluso como plato único según el caso.
  • No olvides nunca en estos días el consumo de 2-3 piezas de fruta al día.
  • En los días no festivos, aprovecha para continuar tomando verduras y no abusar de carbohidratos (pasta, arroz, bocadillos…)
  • No disminuyas el consumo de agua.
  • Los días no festivos, intenta no consumir dulces, o sustituirlos por fruta, sobre todo en los postres.

A la hora de cocinar y elaborar los platos, también puedes optar por utilizar productos de bajo contenido calórico:

  • Utiliza lácteos y derivados desnatados o de origen vegetal (cebada, arroz, soja…).
  • Cocina con muchas verduras.
  • Si preparas dulces, utiliza harinas integrales y estevia o ágave en lugar de azúcar.
  • Utiliza métodos de cocción saludables como el horno, carpaccio, papillote…
  • Evita al máximo posible el pica-pica como entrante, o por lo menos evita hacerlo como costumbre en cada comida. Acostumbran a ser calóricos y no saciantes.
  • Intenta poner en cada comida una ensalada en el centro de la mesa para ir picando.
  • Si se hace pica-pica, intenta que sea con opciones menos calóricas como por ejemplo brochetas de fruta y queso bajo en grasa, anchoas y pimiento rojo, ensaladas de frutas, pimiento, queso light y tomate, bonito con tomate y cebolla…
  • Si utilizas frutos secos como guarnición, que sean siempre sin tostar.

No dejes de hacer actividad física y aprovecha estos días para hacer actividades al aire libre con la familia. ¡Felices fiestas!

 dietéticaTeresa Font i Mach es especialista en dietética y nutrición humana por la Universidad de Navarra (nº de colegiado CAT000815). Desde de su consulta en los centros Salud de la Mujer Dona i Nen de Clínica del Vallès i GEMA, Teresa realiza un abordaje dietético personalizado para cada mujer según sus necesidades y de acuerdo con su etapa vital, hábitos de alimentación y estilo de vida.

La nutrición en el embarazo

El embarazo es un momento muy especial en la vida de la madre y una ocasión óptima también para tener en cuenta la alimentación, ya que esta repercutirá de alguna forma en la vida del futuro hijo o hija.

Nutricionalmente, durante este período los objetivos principales pueden resumirse en:

  • Cubrir las necesidades nutricionales de la madre de acuerdo con las circunstancias.
  • Asegurar la demanda nutritiva progresiva de acuerdo con el crecimiento fetal.
  • Almacenar las reservas necesarias para la futura lactancia.

A nivel fisiológico, la madre puede padecer cambios a nivel digestivo como ardores, náuseas, disminución de la movilidad intestinal, disminución de la secreción salival, etc. que, mediante la nutrición, intentaremos mejorar. También tenemos en cuenta también que hay otros cambios a nivel de piel, estado de ánimo… en los que una buena alimentación también puede repercutir.

Requisitos para una buena nutrición durante el embarazo

En cuanto a los requerimientos nutricionales necesarios durante el embarazo, sabemos que hay unos nutrientes que juegan un papel importante durante el proceso y de los que hemos de asegurar la aportación correcta mediante la alimentación y, si es necesario y el ginecólogo lo cree conveniente, también con suplementos. Estos nutrientes son el ácido fólico, el calcio, el magnesio, el yodo, el hierro y, muy importante, el consumo de líquido, sobretodo en la lactancia.

Estos requerimientos nutricionales van aumentando a medida que van pasando los trimestres, cada uno de manera diferente ya que todos tienen su función específica.

A nivel de ingesta calórica, hemos de diferenciar antes de nada en qué condiciones llegamos al embarazo: bajo peso, “normopeso”, o sobrepeso:

  • Si estamos en bajo peso, deberemos implantar una dieta extra de ingesta posiblemente con suplementos específicos. Hemos de procurar que tanto las necesidades de la madre como del bebé estén cubiertas.
  • Si estamos en “normopeso”, deberemos hacer un control-seguimiento para aumentar estrictamente el peso necesario, siempre y cuando no se detecte ninguna deficiencia.
  • Si estamos en sobrepeso, lo más importante sería intentar bajar el peso lo máximo posible antes del embarazo. Y si no ha sido posible cambiar los hábitos necesarios para que el aumento de peso no sea descontrolado, por lo menos mantenerlo intentando no crear ningún tipo de deficiencia con la restricción de ingesta.

En los casos especiales en los que durante el embarazo se dan alteraciones a nivel de azúcar, tiroides… también es aconsejable llevar un control alimentario-nutricional específico.

En resumen, podemos decir que una mujer sana, con un estado general de salud correcto, no tiene por qué padecer ningún problema. Con una dieta con comidas equilibradas a nivel nutricional (asegurándonos de que se cubran todas las necesidades) es suficiente. Por eso, es muy importante cuidar la alimentación antes del embarazo.

Creo, no obstante, que un punto muy importante es que la madre viva el proceso con tranquilidad, sabiendo que se está cuidando correctamente tanto a nivel dietético como ginecológico, para afrontar el parto.

 dietéticaTeresa Font i Mach es especialista en dietética y nutrición humana por la Universidad de Navarra (nº de colegiado CAT000815). Desde de su consulta en los centros Salud de la Mujer Dona i Nen de Clínica del Vallès i GEMA, Teresa realiza un abordaje dietético personalizado para cada mujer según sus necesidades y de acuerdo con su etapa vital, hábitos de alimentación y estilo de vida.