nutricion-embarazo

La nutrición en el embarazo

El embarazo es un momento muy especial en la vida de la madre y una ocasión óptima también para tener en cuenta la alimentación, ya que esta repercutirá de alguna forma en la vida del futuro hijo o hija.

Nutricionalmente, durante este período los objetivos principales pueden resumirse en:

  • Cubrir las necesidades nutricionales de la madre de acuerdo con las circunstancias.
  • Asegurar la demanda nutritiva progresiva de acuerdo con el crecimiento fetal.
  • Almacenar las reservas necesarias para la futura lactancia.

A nivel fisiológico, la madre puede padecer cambios a nivel digestivo como ardores, náuseas, disminución de la movilidad intestinal, disminución de la secreción salival, etc. que, mediante la nutrición, intentaremos mejorar. También tenemos en cuenta también que hay otros cambios a nivel de piel, estado de ánimo… en los que una buena alimentación también puede repercutir.

Requisitos para una buena nutrición durante el embarazo

En cuanto a los requerimientos nutricionales necesarios durante el embarazo, sabemos que hay unos nutrientes que juegan un papel importante durante el proceso y de los que hemos de asegurar la aportación correcta mediante la alimentación y, si es necesario y el ginecólogo lo cree conveniente, también con suplementos. Estos nutrientes son el ácido fólico, el calcio, el magnesio, el yodo, el hierro y, muy importante, el consumo de líquido, sobretodo en la lactancia.

Estos requerimientos nutricionales van aumentando a medida que van pasando los trimestres, cada uno de manera diferente ya que todos tienen su función específica.

A nivel de ingesta calórica, hemos de diferenciar antes de nada en qué condiciones llegamos al embarazo: bajo peso, “normopeso”, o sobrepeso:

  • Si estamos en bajo peso, deberemos implantar una dieta extra de ingesta posiblemente con suplementos específicos. Hemos de procurar que tanto las necesidades de la madre como del bebé estén cubiertas.
  • Si estamos en “normopeso”, deberemos hacer un control-seguimiento para aumentar estrictamente el peso necesario, siempre y cuando no se detecte ninguna deficiencia.
  • Si estamos en sobrepeso, lo más importante sería intentar bajar el peso lo máximo posible antes del embarazo. Y si no ha sido posible cambiar los hábitos necesarios para que el aumento de peso no sea descontrolado, por lo menos mantenerlo intentando no crear ningún tipo de deficiencia con la restricción de ingesta.

En los casos especiales en los que durante el embarazo se dan alteraciones a nivel de azúcar, tiroides… también es aconsejable llevar un control alimentario-nutricional específico.

En resumen, podemos decir que una mujer sana, con un estado general de salud correcto, no tiene por qué padecer ningún problema. Con una dieta con comidas equilibradas a nivel nutricional (asegurándonos de que se cubran todas las necesidades) es suficiente. Por eso, es muy importante cuidar la alimentación antes del embarazo.

Creo, no obstante, que un punto muy importante es que la madre viva el proceso con tranquilidad, sabiendo que se está cuidando correctamente tanto a nivel dietético como ginecológico, para afrontar el parto.

 dietéticaTeresa Font i Mach es especialista en dietética y nutrición humana por la Universidad de Navarra (nº de colegiado CAT000815). Desde de su consulta en los centros Salud de la Mujer Dona i Nen de Clínica del Vallès i GEMA, Teresa realiza un abordaje dietético personalizado para cada mujer según sus necesidades y de acuerdo con su etapa vital, hábitos de alimentación y estilo de vida.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *