Preeclampsia: Síntomas, causas y prevención

Existen muchos tipos de patologías y casos de salud que pueden afectar al embarazo de una mujer, y uno de ellos es la preeclampsia.

Por definición, la preeclampsia es una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y signos de daño a otros órganos, con mayor frecuencia el hígado y los riñones. La preeclampsia generalmente comienza después de las 20 semanas de embarazo en mujeres cuya presión arterial había sido normal y que por circunstancias, que en este artículo comentaremos, ha aumentado hasta dar paso a esta patología.

Si no se trata, la preeclampsia puede causar graves, incluso fatales, consecuencias para la mamá  y el bebé, es por eso de vital importancia seguir un riguroso control prenatal en todos los aspectos

En raras ocasiones, la preeclampsia se desarrolla después del parto, una afección conocida como preeclampsia posparto, y que dispone de un trato diferente al que pueda sufrir una embarazada.

Los síntomas

La preeclampsia a veces se desarrolla sin ningún síntoma, o por lo menos sin ninguno evidente per la presión arterial alta puede desarrollarse lentamente o puede aparecer de forma repentina.

Controlar su presión arterial es una parte importante de la atención prenatal porque el primer signo de preeclampsia suele ser un aumento de la presión arterial. La presión arterial que supera los 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg) o mayor, documentada en dos ocasiones, con al menos cuatro horas de diferencia, es anormal.

Otros signos y síntomas de la preeclampsia pueden incluir:

  • Exceso de proteínas en la orina (proteinuria) o signos adicionales de problemas renales.
  • Dolores severos de cabeza.
  • Cambios en la visión, incluida la pérdida temporal de la visión, visión borrosa o sensibilidad a la luz.
  • Dolor abdominal superior, generalmente debajo de las costillas del lado derecho.
  • Náuseas o vómitos.
  • Disminución de la producción de orina.
  • Disminución de los niveles de plaquetas en la sangre (trombocitopenia).
  • Deterioro de la función hepática.
  • Falta de aliento, causada por líquido en los pulmones.

Causas de la preeclampsia

La causa exacta de la preeclampsia implica varios factores, pero muchas veces puede ser un tanto complicada de detectar o bien se puede detectar muy rápidamente, pero esto se puede ver de muy fácil forma con las pruebas rutinarias prenatales del embarazo.

Los expertos creen que comienza en la placenta, el órgano que nutre al feto durante el embarazo. Al comienzo del embarazo, se desarrollan y evolucionan nuevos vasos sanguíneos para enviar sangre a la placenta de manera eficiente

En mujeres con preeclampsia, estos vasos sanguíneos no parecen desarrollarse o funcionar correctamente. Son más estrechos que los vasos sanguíneos normales y reaccionan de manera diferente a la señalización hormonal, lo que limita la cantidad de sangre que puede fluir a través de ellos y con ello aumenta la presión arterial.

Pero… ¿Cuáles son las causas principales para que se dé la preeclampsia en una embarazada? A continuación podemos ver las causas de este desarrollo anormal pueden incluir:

  • Flujo sanguíneo insuficiente hacia el útero.
  • Daño a los vasos sanguíneos.
  • Un problema con el sistema inmunológico.
  • Genética.

No obstante, la preeclampsia puede ser causada por otro tipo de patologías que favorezca a la alta presión arterial como la hipertensión gestacional y la hipertensión crónica.

 

El tipo de prevención para la preeclampsia

Esta patología está en constante estudio para encontrar nuevas formas de tratamiento y prevención  pero hasta ahora no han surgido estrategias claras.

Algunos estudios han reportado una asociación entre la deficiencia de vitamina D y un mayor riesgo de preeclampsia, aunque algunos estudios han demostrado una asociación entre tomar suplementos de vitamina D y un menor riesgo de preeclampsia, otros no han logrado establecer la conexión.

Sin embargo, en ciertos casos, puede reducir el riesgo de preeclampsia con, aunque no es el tratamiento definitivo:

  • Aspirina en dosis bajas. Si cumple con ciertos factores de riesgo, como antecedentes de preeclampsia, embarazo múltiple, presión arterial alta crónica, enfermedad renal o diabetes o enfermedad autoinmune, su médico puede recomendar una aspirina diaria de dosis baja a partir de las 12 semanas de embarazo, pero siempre y cuando se tenga un control estricto sobre este tipo de tratamiento farmacológico.

 

  • Suplementos de calcio. En algunas poblaciones, las mujeres que tienen deficiencia de calcio antes del embarazo, y que no obtienen suficiente calcio durante el embarazo con sus dietas, podrían beneficiarse de los suplementos de calcio para prevenir la preeclampsia.

 

 

Es importante que no tome ningún medicamento, vitamina o suplemento sin consultar primero con su médico, pues puede correr un riesgo muy alto hacia su feto y su embarazo. Lo que sí que es recomendable que antes de quedarte embarazada, goces de buena salud, y en el caso de haber sufrido, anteriormente, algún caso de preeclampsia comunicárselo a tu profesional de confianza para prestar atención en todo el proceso de embarazo.

Una vez que esté embarazada, cuídate y cuida a su bebé a través de la atención prenatal temprana y regular. Si la preeclampsia se detecta a tiempo, tú y tu médico podréis trabajar juntos para prevenir complicaciones y tomar las mejores decisiones para usted y su bebé.

Si lo que quieres es saber más sobre la preeclampsia, ver si la padeces y necesitas ayuda para tratarlo y mantener una buen salud puedes contactarnos en nuestro formulario o bien llamando al 662.56.71.02.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *