Revisión ginecológica: Cuándo empezar y en qué consiste

Someterse de forma periódica a una revisión ginecológica es algo imprescindible para la salud femenina, y que se le tiene que dar una gran importancia, y no subestimar su estado.

Cada vez más, esta preocupación por el cuidado ginecológico está presente en muchas mujeres, pero aún queda un largo camino para que esté elemento esté interiorizado en el cuidado personal de todas las mujeres.

Así que… ¡Saltárselas no es una opción!

Como todo, siempre hay una primera vez, y seguir una rutina para la revisión ginecológica es algo indispensable en la salud de la mujer, pero… ¿Cuál es el procedimiento en el que se tiene que comenzar a hacer hincapié en este tema?

 

¿Cuándo hay que hacerse la primera revisión de ginecológica?

Esta es una de las grandes preguntas que suelen surgir cuando una mujer, y su cuerpo va creciendo y va madurando, hablando físicamente.

Realizarse la primera revisión ginecológica no  depende de qué edad se tiene, sino más bien de la necesidad que tu salud ginecológica precisa. Un claro ejemplo, puede ser:

  • Si se nota irregularidades o problemas como: menstruación dolorosa, molestias, infecciones, flujos de color extraño, periodos desequilibrados, etc.
  • Al iniciarse en las relaciones sexuales.
  • En el caso de no haya pasado nada de lo anterior, entre los 18 y 20 años es recomendable someterse a la primera revisión ginecológica.

Una vez pase esta primera etapa, se debe de tener una frecuencia adaptada a cada caso, historial, antecedentes y factores de riesgo, pero si todo ello está entre unos valores normalizados, es recomendable acudir al ginecólogo una vez al año.

¿En qué consiste este examen ginecológico?

Este tipo de reconcomiendo dependerá de muchos factores, como se ha comentado, pero la edad propiciará un tipo de caso u otro, y es por ello que se realizarán un tipo de prueba, u otro, tal  como se comenta a continuación:

Entre los 20 y los 30

 

Durante los 20 se suelen hacer las primeras exploraciones (incluso antes). Estas suelen ser de una manera más externa como tactos vaginales e inspecciones más superficiales, y dependiendo según qué casos se realiza una citología. Suele surgir dudas sobre los métodos anticonceptivos u otros temas dentro de la revisión.

A los 30, pueden continuar los tipos de reconocimientos que se realizan a los 20 pero se realiza de una forma más exhaustiva.

El cribado y la prevención de cualquier tipo de factor se previenen a través de pruebas como la citología cervicovaginal y la palpación mamaria. Esto se realiza dado que el riesgo de cáncer de cuello de útero puede ser mayor.

Entre los 40 y los 50

Aunque cada vez más ésta está siendo más tardía, existe un amplio abanico de edades. Durante los 40 se realizan exámenes de las zonas dañadas por la maternidad y el parto.

El suelo pélvico, las heridas mal curadas de una cesárea o las secuelas vaginales que se tiene después de un parto natural se puede ver con el paso de los años. Es por eso que las citologías es algo imprescindible para tener un control de este tema.

Durante la década de los 50, o por lo menos a partir del medio siglo de edad, hay que prestar gran importancia a la salud mamaria y genital para la aparición del riesgo de cáncer de mama.

Es por ello que la autoexploración mamaría y las mamografías son algo que será el pan de cada día en las revisiones ginecológicas.

Además durante estas dos décadas mencionadas, también se puede dar los síndromes pre menopáusico, y la alteración del periodo, elemento fundamental en la salud femenina, y que se debe de tener controlado pues es un cambio hormonal muy grande.

 

 

En definitiva, estas son algunas de las razones por las que debes de hacerte una exploración y revisión ginecológica y prevenir cualquier tipo de riesgo o enfermedad. Si tienes cualquier tipo de duda, y lo que buscas es un servicio ginecológico de urgencias de confianza, puedes contar con Salud de la Dona i Nen. Gracias a sus profesionales podrás obtener las respuestas que necesitas si te detectas un bulto en el pecho o cualquier otra anomalía. Más información en 934948974 o contactar en el info@donainen.es.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *