Suelo pélvico: Qué es y qué debes saber

Muchas veces hablar sobre el suelo pélvico no es algo que estemos acostumbras a tratar, pero si que es cierto que cada vez más se está empezando a considerar, pero no al nivel que se necesita.

Estas palabras pueden parecer ambiguas, pero lo que se quiere decir es que hablar del suelo pélvico y los problemas, y sus cuidados, es algo desconocido para una gran parte de la sociedad, y que, ahora, se está comenzando a tratar más la importancia del suelo pélvico y todo lo que gira entorno a él.

Pero os preguntaréis… ¿Qué es el suelo pélvico?

Pues bien, por definición, el suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en el interior, cuya función es aguantar todos los órganos pélvicos en la posición correcta.

Que la vejiga, uretra, útero, vagina y recto esté bien sostenido y posición adecuada y tener un buen funcionamiento es vital para evitar todo tipo de problemas con este suelo.

Evita cualquier tipo de daño

Uno de los primeros problemas que puedes encontrarte con el suelo pélvico, es la incontinencia urinaria. Quizá esta es el más de los comunes daños que pueden pasarte.  Existen otros, pero este es el más visible de ellos.

No obstante, saber qué es lo que no beneficia, en absoluto, al suelo pélvico determinados factores que a continuación te lo mostramos.

La mala postura

Caminar y tener una buena postura, es muy importante e imprescindible para cuidar la salud pélvica y también la salud en general, pues el cuidado de la musculatura, incluida la de la pelvis, viene ligado de este tipo de factor.

Hay que saber que la forma de caminar, sentarse o cargar debe de ser la adecuada, sin forzar la pelvis hacia atrás o hacia adelante, sino que se deben de seguir las curvas naturales de tu cuerpo para no forzar.

Sobrepeso

Quizá es el principal problema para agravar los problemas y daños en la salud de suelo pélvico.  Es por eso que con tan solo perder un poco de peso, puedes reducir el riesgo de incontinencia urinaria ¡A la mitad!

Pero vamos, paso por paso. Tener sobrepeso respecto al IMC de cada uno es algo poco saludable, ni para el suelo pélvico ni para la salud en general.

Es por eso, que si se pierde peso, como se ha dicho puedes reducir los riesgos. Además podrás liberar la presión en la zona abdominal, y por consiguiente a la zona pélvica, concretamente la vejiga.

Falta de testosterona

Sí, estáis leyendo bien: testosterona.  Esta hormona no es común en los casos femeninos, pero la asociación de urología advierte que la mujer tiene niveles muy bajos de esta.

Pero… ¿Qué pasa si hay una falta de esta hormona? Aparecen síntomas de cansancio, hambre, sobre peso, ánimo bajo, entre otros, y esos puede ser la debilitación de los músculos, y el suelo pélvico es uno de ellos.

Dermatitis vulvar

Esto consta en una inflamación localizada que provoca alteraciones en el momento de orinar, y perder, o tener incontinencia sobre ello, es algo que haga sufrir al suelo.

Presta atención a la zona vulvar para saber si se irrita o pique, en el caso afirmativo, se puede sospechar con problemas con el suelo pélvico.

Evita cualquier tipo de uso de prendas y ropas húmedas, sintéticas o con mucho tinte o coloración entre otros elementos.

Cómo cuidar el suelo pélvico

Cuidar el suelo pélvico es algo que se debe de convertir en algo imprescindible en tus rutinas diarias, y aunque parezca un tema femenino, también los hombres pueden sufrir casos de daño en el suelo pélvico.

Sea cual sea el caso, esta zona del cuerpo, hay que fortalecerla, al igual que los otros músculos del cuerpo. Uno de los trucos es realizar ejercicios de Kegel, primer visionario sobre este tema, y poder tratarlo.

La cuestión es que los ejercicios deben de convertir tu suelo pélvico en un fuerte y sano. Ejercitarlo antes de llegar al punto límite es algo que con el paso de los años lo agradecerás.

 

 

Si lo que quieres es saber más sobre el suelo pélvico y necesitas ayuda para cuidarlo y mantener una buen salud puedes contactarnos en nuestro formulario o bien llamando al 662.56.71.02.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *